¿CÓMO ELEGIR LA ROPA DE CAMA?

Tiempo de lectura 3 minutos

Una ropa de cama del tamaño inapropiado, que da demasiado o muy poco calor puede afectar tu sueño tanto como un colchón malo. Con motivo del Mes Blanco, ¿quizás pensabas renovar tu ropa de cama? Aquí te damos algunos consejos para ayudarte a tomar la decisión correcta.

1. ELEGIR BIEN LAS MEDIDAS DE LAS SÁBANAS

Para encontrar las sábanas perfectas para tu colchón, hay que tener en cuenta 2 criterios importantes:

El tamaño del colchón

Una vez estas seguro del tamaño de tu colchón, no hace falta llevarte sábanas más grandes o más pequeñas ya que las sábanas deben ser de la misma medida que el colchón.

El grosor del colchón

Para evitar que "salte" la sábana bajera, es importante elegir bien la medida del bonnet. "El bonnet" es la parte de la sábana bajera que le permite mantener bien al colchón. Para calcular su medida, solo tienes que añadir entre 5 y 7 cm al grosor de tu colchón. Por ejemplo para un colchón Tediber, necesitas un bonnet que mida entre 30 y 32 cm (25 + 7 cm).

2. ROPA DE CAMA: CADA ESTACIÓN TIENE SU MATERIAL

Tener una cama a buena temperatura es la clave para un buen sueño. Para no tener ni demasiado calor ni demasiado frío, elegir bien el material de su ropa de cama es importante.

El material de otoño-invierno

Para los que suelen tener bastante frío por las noches, las sábanas de franela serán perfectas. La franela es una tela de algodón de fibras apretadas que ha sido rascada, dandole así un tacto muy suave, parecido al plumón y manteniendo el calor. Ya no tendrás más la sensación de sábanas frías cuando te meterás en tu cama.

El material de primavera-verano

Las sábanas de satén son ideales para las noches calurosas de verano porque están hechos de una mezcla de seda y de poliéster, ofreciendo una sensación muy suave y agradable al tacto, pero sobre todo muy ligero. Además, su aspecto brillante y sedoso le da un toque chic muy apreciado.

Los materiales que se adaptan a todas las estaciones

 Hecho a partir de una planta, el lino tiene un tacto suave, pero sobre todo una gran resistencia. Gracias a sus cualidades termorreguladoras, mantiene el frescor en verano, el calor en invierno y se adapta perfectamente a la temperatura de tu cuerpo, permitiendo su buena respiración a la vez.

La seda también es un material que se puede utilizar todo el año. Te mantiene caliente durante el invierno y al fresco durante el verano. Es el mejor material multi-estaciones, pero también es el más caro. Es un material noble que aporta lujo, mucha estética y, gracias a las constitución de la fibra, nos sentimos inmediatamente súper cómodos en él ya que es muy suave y elástico. Sin embargo, también es un material frágil y por lo tanto, hay que tener bastante cuidado al lavarlo y al plancharlo. Quizás no lo sabías, pero la seda también tiene muchas virtudes para la piel y el pelo.

Por último, las sábanas de algodón (las más usadas), también valen para todo el año ya que son naturales, sanas y absorben la humedad gracias a sus propiedades de buena ventilación. La calidad del algodón está determinada por el número de hilos utilizados en su fabricación. Mayor es el número de hilos, mejor será la resistencia del tejido. ¡La mayor ventaja de las sábanas de algodón es que su mantenimiento es muy sencillo!

¡Ahora conoces todos los trucos para elegir bien tus sábanas!

Publicado el 19/07/2019

Descubre también

CONSEJOS PARA DORMIR BIEN EN PAREJA
Sobrevivir a las noches estivales
El colchón comprimido y enrollado
Compartir el artículo :

Descubre las fotos de nuestros increíbles clientes