4 TRUCOS SIMPLES PARA DORMIRSE

Tiempo de lectura 3 minutos

Para muchos de nosotros, encontrar el sueño no es nada fácil. Muchas veces, tras 15 o 20 minutos que dediquemos a quedarse de brazos cruzados en la cama, nos quedamos con los ojos abiertos sin ninguna señal de Morfeo. Entonces, intentamos contar ovejas, pero que va, no nos dormimos. Sin embargo, existe algunos trucos muy simples para dormirse.

LA COMIDA

«Comer bien es el comienzo de la felicidad»; cierto, pero por las noches sería mejor «Busca lo más vital, no mas». Si un estomago vació puede perjudicar tu sueño, una cena pesada antes de irse a la cama también puede perturbar tu noche. El proceso de digestión puede impedirte tener un sueño profundo y, por lo tanto, reparador. Piensa entonces en una cena ligera, pero también temprana: al menos 3 horas antes de irte a la cama.

Acompaña tu cena con una bebida caliente y dulce, que te ayudara en dormirte. Evita por supuesto la cafeína y la teína y favorece las infusiones o los colacao.

LA HABITACIÓN

Mantiene tu habitación la más fresca posible, con una temperatura cercana a los 18°C. Una temperatura bastante baja y una piel caliente constituyen la mezcla perfecta para dormirse. Y no te olvides que el frío es un pretexto espléndido para abrazar a su pareja.

Además, una habitación totalmente insonorizada y en la oscuridad es el marco ideal para encontrar el sueño. Existen máquinas de «música blanca», para ocultar los ruidos externos para los que tengas un compañero de piso o vecinos demasiado ruidosos. Y si no conseguiste dejar la fobia a la oscuridad desde pequeño, puedes usar una luz nocturna suave, para evitar alteraciones de tu sueño.

LAS ACTIVIDADES

Lo primero es evitar las actividades físicas:se recomienda enérgicamente no hacer deporte durante las cuatro horas antes de irse a la cama. Eso podría estimular tu actividad física y cerebral. Te aconsejamos que hagas tu deporte por la mañana o al medio día. No te preocupes por los deportes nocturnos, el orgasmo provoca una sensación de gran cansancio.

Hazte un ritual de sueño, para que tu cuerpo entienda que te estas preparando para dormir. Evita las pantallas al máximo, hazte un pequeño programa de lectura y/o de música para relajarte. Veras que te duermes mucho mejor (algunos libros de filosofía pueden ser muy buenos somníferos naturales).

UN PEQUEÑO EJERCICIO ANTES DE DORMIR

Es muy fácil de hacer y realmente eficaz. Contrae cada musculo de tu cuerpo desde los pies hasta el cuello durante 5 segundos, y relaja. Sentirás que tu cuerpo está más relajado. Combina esto con un ejercicio de respiración: inspira lentamente y profundamente por la nariz durante 4 segundos y expira por la boca de la misma manera. Haz lo así durante 5 minutos de manera a llegar a una respiración dicha de «coherencia cardíaca», lo que permite la relajación del cuerpo y de la mente.

Si, tras haber probado estos pequeños trucos tu cuerpo sigue siendo refractario al sueño, el problema puede ser debido a tu ámbito de sueño. Piensa en sacralizar tu habitación, esto creara un entorno propicio para dormirte. No trabajes debajo de tu edredón, cambia tus sabanas con frecuencia, ventila tu habitación al menos 15 minutos cada día; estos buenos reflejos te ayudaran a retirarte en los brazos de Morfeo.

Publicado el 10/12/2019

Descubre también

La felicidad en el trabajo
Ola de calor - 5 trucos inesperados para dormir bien
¿Cómo elegir el edredón nórdico?
Compartir el artículo :